Nosoloarchivos

Icon

El lado social de la Biblioteconomía y la Documentación. Por Marián Torrecilla

La Biblioteca Pública, ¿otro “lujo” que no nos podemos permitir?

Artículo de Pedro López López publicado en Rebelión (8/11/2011):

La crisis provocada por el actual capitalismo de casino va acompañada de un discurso reaccionario que nos quiere convencer de que es muy costoso mantener los derechos ciudadanos. Así, el trabajo decente es un privilegio, nos recuerdan continuamente; sanidad y educación han pasado a ser un lujo insostenible de ciudadanos mantenidos la sopa boba; los funcionarios, una carga insoportable; las pensiones públicas no podrán mantenerse. El derecho a la cultura y a la información, en este contexto, ya parece un lujo extravagante.

Desalojo policial en la biblioteca de Las Palomas (Granada)

Se trata de un ataque al estado del bienestar que viene ya de lejos y que se sustenta en una serie de falacias que autores como Vicenç Navarro han ido desmontando. En España el nivel de gasto social está por debajo de la media de la Europa de los 15, los países de “nuestro entorno” con los que debemos medirnos (España tiene un nivel de riqueza del 94% del promedio de la UE-15 y su gasto público social es sólo un 74%, según publicaba Navarro hace unos días); lo mismo ocurre con el número de funcionarios y otros indicadores del estado del bienestar, estado que es producto de una serie de luchas históricas para conseguir unos derechos sociales que permitan un nivel de vida digno, como proclama la Declaración Universal de Derechos Humanos (arts. 22 y 25). Los derechos económicos, sociales y culturales no son ningún lujo, sino una exigencia a la que no podemos renunciar si queremos pertenecer a una sociedad democrática. Y en una sociedad democrática no estaría mal que las prioridades económicas y la distribución de ingresos y gastos fueran cuestiones en las que la ciudadanía tuviera algún papel, y no sólo esos dos entes que se han convertido en la gran coartada: “Europa” y “los mercados”. Según la Constitución Española, tantas veces invocada cuando interesa e ignorada también cuando interesa, “la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general” (art. 128.1).

Leer el artículo completo en la fuente: Rebelión

No al cierre de la Biblioteca del Zaidín en Granada

La Asamblea del Zaidín decide crear una Plataforma donde quepan organizaciones, asociaciones, personas a nivel particular, etc, para sumar fuerzas en la reivindicación contra el cierre de la Biblioteca del Zaidín (Plaza de las Palomas).

En esta asamblea del viernes día 29, las personas asistententes propusieron diferentes acciones para continuar con esta lucha, como por ejemplo lecturas públicas en la Plaza o la recogida de firmas en contra de esta decisión del gobierno municipal. El martes 2 de Agosto hay una reunión organizativa de las acciones previstas, a las 19:30 h. en la Plaza de las Palomas, abierta a toda persona que quiera asistir.

La indignación en el barrio por esta decisión provocó que participaran muchos vecinos en esta asamblea, con lo que si algo hay seguro es que el barrio no se va a quedar mirando cómo cierran un espacio público y que se hará lo que sea necesario para evitarlo.

¡NO AL CIERRE DE LA BIBLIOTECA DEL ZAIDÍN!

Fuente: Asamblea del Zaidín

La biblioteca pública frente a la recesión: acción social y educativa

La Biblioteca Nacional de España acoge la presentación del libro La biblioteca pública frente a la recesión: acción social y educativa, editado por ANABAD y Ediciones Tres Fronteras.

La presente obra es el resultado de unas jornadas celebradas el pasado mes de febrero en la Biblioteca Regional de Murcia en las que se compartieron diversas experiencias, nacionales e internacionales, sobre el papel de la biblioteca como centro de formación para el ciudadano a lo largo de la vida, así como del apoyo que presta a los sectores más desfavorecidos de la sociedad en una época de crisis económica como la actual.

El libro reúne una variada muestra de iniciativas sociales y educativas que las bibliotecas llevan a cabo en situaciones de crisis económica o recesión. El objetivo es mostrar las buenas prácticas para estimular su extensión, al mismo tiempo que intentar que cada biblioteca haga un ejercicio de reflexión sobre cómo readaptar sus servicios para los usuarios desempleados o afectados por la crisis.

Información de interés: Salón de actos de la Biblioteca Nacional de España. Lunes 13 de diciembre de 2010, a las 19:00 h. Entrada libre – Aforo limitado

Fuente: Biblioteca Nacional de España

Declaración de Murcia sobre la acción social y educativa de las bibliotecas públicas en tiempo de crisis

Recientemente se han celebrado en la Biblioteca Regional de Murcia las Jornadas “La acción social y educativa de las bibliotecas públicas en tiempo de crisis”.

Como se puede leer en su blog, estas Jornadas, organizadas por la propia Biblioteca Regional y por la Unión Territorial de ANABAD, ofrecieron la posibilidad de reflexionar sobre el papel que las bibliotecas deben cumplir para apoyar a la ciudadanía afectada por el contexto actual de crisis económica y precariedad laboral y de exponer experiencias significativas de servicios bibliotecarios relacionados con la orientación laboral, la formación de competencias básicas y la generación de oportunidades educativas y sociales.

Como conclusión a las mismas se redactó una declaración que merece la pena leer:

Declaración de Murcia sobre la acción social y educativa de las bibliotecas públicas en tiempo de crisis (Biblioteca Regional, 19 de febrero de 2010)

jornadaLos participantes en las Jornadas “La acción social y educativa de las bibliotecas públicas en tiempo de crisis”, realizadas los días 18 y 19 de febrero de 2010 en la Biblioteca Regional de Murcia, acuerdan difundir la siguiente Declaración:

1. Las bibliotecas realizan una función social y educativa, de apoyo a las personas y comunidades en todo momento. Pero, particularmente, pueden ser un recurso fundamental de inclusión y promoción social cuando la crisis económica incrementa el número de personas en paro, precariedad laboral, vulnerabilidad o exclusión social.

2. Hay numerosos proyectos, experiencias y buenas prácticas de servicios bibliotecarios orientados a la formación de competencias básicas, capacitación laboral y apoyo al aprendizaje permanente. Con ello las bibliotecas demuestran su poder de promoción y generación de oportunidades para las personas.

3. La realización de servicios y proyectos de formación laboral por parte de las bibliotecas se debe llevar a cabo en colaboración y alianza con todo tipo de organismos de promoción laboral e integración social, así como con todas las organizaciones de la sociedad civil preocupadas por la inclusión social.

4. En tiempos de crisis las bibliotecas deben reivindicar tanto el mantenimiento de sus presupuestos públicos como buscar fuentes y oportunidades alternativas de financiación (fundraising), manteniendo su independencia y principios.

5. Es imprescindible la formación del personal de las bibliotecas como mediador de los procesos del aprendizaje. Esta formación debe estar presente tanto en la formación inicial universitaria de los titulados en Biblioteconomía, como en los planes de formación permanente de los bibliotecarios en ejercicio.

6. Los profesionales de las bibliotecas tienen el compromiso ético y deontológico de contribuir al acceso, uso y comunicación de la información por parte de todos, de acuerdo con las declaraciones de los derechos humanos, y su labor informativa y educativa contribuye a posibilitar y extender el ejercicio real de estos derechos.

7. Hay que transmitir y hacer que la sociedad conozca la función de la biblioteca como institución de formación permanente, inclusión social y puerta de acceso a la sociedad de la información para todos.

8. Consideramos que el aprendizaje a lo largo de la vida es una necesidad para todos los ciudadanos, y que por ello debe considerarse un servicio fundamental de las bibliotecas públicas.

9. La biblioteca debe atender especialmente las necesidades inclusivas y educativas de las personas y colectivos más vulnerables en el contexto en que su ubiquen: infancia, personas sin estudios, minorías inmigrantes, personas con discapacidad, personas sin recursos, en paro, mayores, etcétera. Con ello contribuye a compensar las desigualdades sociales existentes para acceder al conocimiento y la información.

10. La planificación estratégica y la anticipación de las necesidades y problemas sociales deben ser prácticas de los profesionales de las bibliotecas para responder y hacer frente a las dificultades económicas. Con ello podrán convertir la crisis económica en una oportunidad de incrementar su utilidad y lograr el máximo reconocimiento de su labor informativa, educativa, cultural y social.

Recíbenos en tu correo

Introduce tu e-mail para recibir actualizaciones por correo:

  

Un servicio de FeedBurner

Archivo